En más de una ocasión en compañía de amigos y compañeros de trabajo y universidad, hemos conversado acerca de nuestros más grandes miedos y éxitos, el primero que nos paraliza, y el segundo que nos incentiva a seguir tirandonos a miles de piscinas en el recorrido de nuestras vidas.
Pues bien hoy fue uno de esos grandes pasos para comprender que el miedo y éxito están a un paso cada uno. Mas aun cuando pienso en lo dichosa que soy de vivir en constante tensión.

Desde hace un par de semanas me encuentro desarrollando un sitio Web, donde el objetivo final es que Chile y sus empresarios se inspiren y atinen con llevar a sus empresas al mundo tecnológico. Es decir que sean capaces de trasladar sus empresas a la red, siendo capaces de escuchar clientes y crear una nueva forma de relación con estos, tarea no fácil, pero tampoco imposible.

El caso es que en el desarrollo de este sitio, debo reconocer, se me ha rallado el “coco” pensando e inventando ésta travesía que día a día llevamos a cabo en conjunto con un equipo editor, hemos invertido un buen par de horas en la “craneada” y ejecución de ésta, dándonos mil vueltas, trasnoches y hasta conflictos que siempre terminaban enriqueciendo el sitio, hasta llegar al día de hoy, donde nos encontramos a puertas del lanzamiento, revisando detalles logísticos y efectuando la marcha blanca.

Comparto todo esto con ustedes porque siento que hoy finalmente me encuentro a horas de tener un hijo, (metafóricamente claro, mi complejo de soltera y mujer del siglo XXI no desean uno de carne y hueso por ahora), un hijo que ha costado llegase al mundo terrenal, a vivir quiebres, éxitos y también fracasos, donde cada experiencia será de un enorme aprendizaje, y donde cada detalle o descuido, puede provocar productos inimaginables. Pero frente a esta nueva incertidumbre y razón de vivir es que me planteo lo siguiente:

De cuando en cuando….

Es beneficioso ver nuestros más profundos fracasos
Es interesante observar como hemos progresado
Es enriquecedor analizar como actuamos en momentos de tensión
Es meritorio caer dentro de la piscina que no tenia agua
Es bueno mirarse, y encontrarse guapo u horrible
Es supremo entrar en crisis de ideas, porque en ellas me encuentro creativa
Es inteligente encontrarme realizando acciones “tontas”, ya que con estas veo la niña juguetona y confiada que suele salir de paseo.
Es grato declararme “nula”, porque dentro de la incertidumbre de la nada, se proyecta algún rayo de luz.

Sin embargo, veo que parte de la tensión inicial se va perdiendo, voy entrando a un camino desconocido que me traerá enormes satisfacciones y nuevas rutas, donde muchas veces el desespero, ansiedad, y tensión reinante, no son mas que primeras impresiones, y portadores totales de nuevas oportunidades y mundos por descubrir.

Finalmente esta es la pasión, desespero, e incertidumbre que vamos a inyectarles a los empresarios de nuestro Chile, donde las excusas para no conectarse a esta sociedad en red no están permitidas. Es por esto que los invito en los próximos días a darse una vueltesita por este blog, donde los mantendré informados de esta nueva travesía.


Pd: No es que le haya cambiado el rubro a mi blog, solo que en esta ocasión, les transmito nuevos dominios de enseñanza, que por lo general me son difícil de identificar, pero que hoy avanzo, desde el minuto en que se los expongo.
]]>
Blogger Alelanta]]>
Hoy me siento más como..."Paren el mundo que quiero bajarme"

Gracias por este regalo.]]>
Blogger Jose Antonio Sarco Jimenez]]>
.: De cuando en cuando…

martes, agosto 08, 2006

De cuando en cuando…

En más de una ocasión en compañía de amigos y compañeros de trabajo y universidad, hemos conversado acerca de nuestros más grandes miedos y éxitos, el primero que nos paraliza, y el segundo que nos incentiva a seguir tirandonos a miles de piscinas en el recorrido de nuestras vidas.
Pues bien hoy fue uno de esos grandes pasos para comprender que el miedo y éxito están a un paso cada uno. Mas aun cuando pienso en lo dichosa que soy de vivir en constante tensión.

Desde hace un par de semanas me encuentro desarrollando un sitio Web, donde el objetivo final es que Chile y sus empresarios se inspiren y atinen con llevar a sus empresas al mundo tecnológico. Es decir que sean capaces de trasladar sus empresas a la red, siendo capaces de escuchar clientes y crear una nueva forma de relación con estos, tarea no fácil, pero tampoco imposible.

El caso es que en el desarrollo de este sitio, debo reconocer, se me ha rallado el “coco” pensando e inventando ésta travesía que día a día llevamos a cabo en conjunto con un equipo editor, hemos invertido un buen par de horas en la “craneada” y ejecución de ésta, dándonos mil vueltas, trasnoches y hasta conflictos que siempre terminaban enriqueciendo el sitio, hasta llegar al día de hoy, donde nos encontramos a puertas del lanzamiento, revisando detalles logísticos y efectuando la marcha blanca.

Comparto todo esto con ustedes porque siento que hoy finalmente me encuentro a horas de tener un hijo, (metafóricamente claro, mi complejo de soltera y mujer del siglo XXI no desean uno de carne y hueso por ahora), un hijo que ha costado llegase al mundo terrenal, a vivir quiebres, éxitos y también fracasos, donde cada experiencia será de un enorme aprendizaje, y donde cada detalle o descuido, puede provocar productos inimaginables. Pero frente a esta nueva incertidumbre y razón de vivir es que me planteo lo siguiente:

De cuando en cuando….

Es beneficioso ver nuestros más profundos fracasos
Es interesante observar como hemos progresado
Es enriquecedor analizar como actuamos en momentos de tensión
Es meritorio caer dentro de la piscina que no tenia agua
Es bueno mirarse, y encontrarse guapo u horrible
Es supremo entrar en crisis de ideas, porque en ellas me encuentro creativa
Es inteligente encontrarme realizando acciones “tontas”, ya que con estas veo la niña juguetona y confiada que suele salir de paseo.
Es grato declararme “nula”, porque dentro de la incertidumbre de la nada, se proyecta algún rayo de luz.

Sin embargo, veo que parte de la tensión inicial se va perdiendo, voy entrando a un camino desconocido que me traerá enormes satisfacciones y nuevas rutas, donde muchas veces el desespero, ansiedad, y tensión reinante, no son mas que primeras impresiones, y portadores totales de nuevas oportunidades y mundos por descubrir.

Finalmente esta es la pasión, desespero, e incertidumbre que vamos a inyectarles a los empresarios de nuestro Chile, donde las excusas para no conectarse a esta sociedad en red no están permitidas. Es por esto que los invito en los próximos días a darse una vueltesita por este blog, donde los mantendré informados de esta nueva travesía.


Pd: No es que le haya cambiado el rubro a mi blog, solo que en esta ocasión, les transmito nuevos dominios de enseñanza, que por lo general me son difícil de identificar, pero que hoy avanzo, desde el minuto en que se los expongo.

2 Comments:

Blogger Alelanta said...

Amiga, de cuando en cuando en muy bueno escribir estas inspiraciones que iluminan el camino a quienes nos cuesta un poco detener el mundo y meditar.

Hoy me siento más como..."Paren el mundo que quiero bajarme"

Gracias por este regalo.

8/10/2006 9:57 p. m.  
Blogger Jose Antonio Sarco Jimenez said...

hola pasaba por tu blog super bueno. felicitaciones...

8/14/2006 4:53 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home