El día de ayer observe el debate entre Fernando Flores y Sergio Bitar, acompañada de un par de amigos, junto con los cuales, nos sorprenduimos e incentivamos nuestra participación ciudadana, básicamente por dos cosas:

1- Porque rápidamente identificamos los actores o representantes directos de lo que tenemos hoy por lideres políticos. El primero uno de los fieles representantes del caudillismo político que suele darse en la gran mayoria de nuestros partidos, que además no quedaba mal con nadie y era amigo de todos(incluyendo ex y actual presidentes de la Republica), y el segundo netamente un “caballero”.
2- Porque nos enorgullecimos y sentimos con el deber y responsabilidad de continuar refrescando la casa del PPD y Chile junto a Flores, que supo representar con total precisión, esplendor y sutileza lo significa ser Un Caballero, en Política.
Durante el transcurso del debate, se fueron mostrando cara a cara las abismantes diferencias de lo que implica tanto un candidato como el otro. Cosa que rápidamente asocie a bailar un tango con Flores.
La música “dicen” es una de las mejores formas para interpretar el estado de animo con el que nos movemos en la vida, tal es su poder interpretativo que incluso en muchas terapias psicológicas, e inclusos metodologías de aprendizaje se utiliza ésta como una forma de relajación, demostración de emociones, o liberación de los estados anímicos que los seres humanos torpemente solemos reprimir.
Pero mas allá de las utilizaciones que actualmente se efectúan con ésta, relataré por qué es mejor bailar al compás de Flores.

El swing que por lo general suele albergar nuestra clase política dirigente, se encuentra albergado, entre una cumbia cebollera, resentida, reclamona, y a la ves picara. Donde el coreo final de la canción se vuelve casi el cántico interpretativo de la colectividad nacional. En este caso en particular se me aparece rápidamente la relación entre el dirigente, “chanta” que nunca queda mal con nadie, y está acostumbrado a seducir con cierta retórica mas que reiterada, que se conjuga a la perfección las soluciones mediáticas que por lo general suelen ser el objetivo de sus campañas políticas. Sumada a la muchas veces nefasta pobreza conversacional en que suelen caer nuestro partidos políticos.
Sin ir mas lejos creo que puedo identificar claramente esta música en varios de nuestros partidos Políticos, donde ha reinado por años la desidia colectiva de lo que significa integridad, congruencia y limpias practicas y campañas políticas.


Hoy vislumbro que dentro del paisaje una de las muy buenas opciones es bailar al compás Fernando Flores, es otra cosa pasar de la cumbia cebollera, a un Tango, clásico y atractivo, feroz en seducción y tremendo en consistencia, tanto por la tonada, como por los valientes que se atreven a interpretarlo y vivirlo.

Sin duda el PPD, con Flores a la cabeza, pasaría de una cumbia cebollera al Tango mismo, refinado y curtido, por la innovación, congruencia, emprendimiento y liderazgo que lo caracterizan. Es más no solo el PPD, bailaría este compás, tengo la certeza de que Chile y su gente expresarían una fina melodía que enunciaría a leguas este compas que atisba la oportunidad historica de contar con uno de los genios de la innovación y tecnología.
Mayor aun se evidencia su compromiso, si Lideres como Fernando Flores, declaran: " cuidar y responsabilizarse de Chile, como si fuese una flor en el desierto que todos los Chilenos y Chilenas debemos regar y cuidar"
]]>
Blogger Pequeñin]]>
Saludo.

Y que gane la ETICA.]]>
Blogger Héctor González Avilés]]> ¡Te esperamos¡.]]>
.: Refrescando y tonando la casa con Flores

lunes, mayo 08, 2006

Refrescando y tonando la casa con Flores

El día de ayer observe el debate entre Fernando Flores y Sergio Bitar, acompañada de un par de amigos, junto con los cuales, nos sorprenduimos e incentivamos nuestra participación ciudadana, básicamente por dos cosas:

1- Porque rápidamente identificamos los actores o representantes directos de lo que tenemos hoy por lideres políticos. El primero uno de los fieles representantes del caudillismo político que suele darse en la gran mayoria de nuestros partidos, que además no quedaba mal con nadie y era amigo de todos(incluyendo ex y actual presidentes de la Republica), y el segundo netamente un “caballero”.
2- Porque nos enorgullecimos y sentimos con el deber y responsabilidad de continuar refrescando la casa del PPD y Chile junto a Flores, que supo representar con total precisión, esplendor y sutileza lo significa ser Un Caballero, en Política.
Durante el transcurso del debate, se fueron mostrando cara a cara las abismantes diferencias de lo que implica tanto un candidato como el otro. Cosa que rápidamente asocie a bailar un tango con Flores.
La música “dicen” es una de las mejores formas para interpretar el estado de animo con el que nos movemos en la vida, tal es su poder interpretativo que incluso en muchas terapias psicológicas, e inclusos metodologías de aprendizaje se utiliza ésta como una forma de relajación, demostración de emociones, o liberación de los estados anímicos que los seres humanos torpemente solemos reprimir.
Pero mas allá de las utilizaciones que actualmente se efectúan con ésta, relataré por qué es mejor bailar al compás de Flores.

El swing que por lo general suele albergar nuestra clase política dirigente, se encuentra albergado, entre una cumbia cebollera, resentida, reclamona, y a la ves picara. Donde el coreo final de la canción se vuelve casi el cántico interpretativo de la colectividad nacional. En este caso en particular se me aparece rápidamente la relación entre el dirigente, “chanta” que nunca queda mal con nadie, y está acostumbrado a seducir con cierta retórica mas que reiterada, que se conjuga a la perfección las soluciones mediáticas que por lo general suelen ser el objetivo de sus campañas políticas. Sumada a la muchas veces nefasta pobreza conversacional en que suelen caer nuestro partidos políticos.
Sin ir mas lejos creo que puedo identificar claramente esta música en varios de nuestros partidos Políticos, donde ha reinado por años la desidia colectiva de lo que significa integridad, congruencia y limpias practicas y campañas políticas.


Hoy vislumbro que dentro del paisaje una de las muy buenas opciones es bailar al compás Fernando Flores, es otra cosa pasar de la cumbia cebollera, a un Tango, clásico y atractivo, feroz en seducción y tremendo en consistencia, tanto por la tonada, como por los valientes que se atreven a interpretarlo y vivirlo.

Sin duda el PPD, con Flores a la cabeza, pasaría de una cumbia cebollera al Tango mismo, refinado y curtido, por la innovación, congruencia, emprendimiento y liderazgo que lo caracterizan. Es más no solo el PPD, bailaría este compás, tengo la certeza de que Chile y su gente expresarían una fina melodía que enunciaría a leguas este compas que atisba la oportunidad historica de contar con uno de los genios de la innovación y tecnología.
Mayor aun se evidencia su compromiso, si Lideres como Fernando Flores, declaran: " cuidar y responsabilizarse de Chile, como si fuese una flor en el desierto que todos los Chilenos y Chilenas debemos regar y cuidar"

2 Comments:

Blogger Pequeñin said...

Me encantó tu analogía entre la música y Flores. Eso si, yo bailaría al compás del exquisito tango electrónico de Gotan Project.

Saludo.

Y que gane la ETICA.

5/08/2006 6:06 p. m.  
Blogger Héctor González Avilés said...

¡Hola, amiga Claudia¡ Mañana sabado 13 de mayo, a las 7:00 PM, será la reunión de corresponsales de EL RANCAHUASO, en nuestras nuevas oficinas (Cachapoál 420, esq. Valparaiso [casa esquina verde])
¡Te esperamos¡.

5/12/2006 5:03 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home