He escuchado a muchos sociólogos, asesores, analistas, en definitiva técnicos de la política, hablar de la no-participación de los jóvenes, y explicarla a través de tablas y datos estadísticos, sin embargo creo que ellos no entienden el fenómeno. No me quiero referir a los grandes problemas estadísticos, sino a los grandes problemas de desconfianza, desidia y liderazgo político.

"No confundir cantidad de datos con candidato"

Lo primero que tenemos que reentender es cual es el rol del candidato, porque los jóvenes deberían votar por ellos. Los candidatos deben ser lideres provocadores que encarnen un proyecto país, que hagan sentir a la gente orgullosa y ser parte de ese proyecto, que los jóvenes sientan que ese proyecto los sobrepasa y los desafía a tomar responsabilidad.

La no-inscripción no solo habla de los jóvenes, sino también de la gran carencia de liderazgos seductores, que no solo nos representen en nuestros anhelos, sino que nos inventen nuevos anhelos y oportunidades.
Que nos guíen y eduquen con un sentido común propositivo y esperanzador frente a la urgencia de conectarnos como chilenos con las conversaciones del mundo.


Entonces, los jóvenes tenemos la responsabilidad de REFUNDAR CHILE, replantearnos nuestro sentido mas profundo de la Patria, en definitiva rediseñar nuestro sentido común.
Yo los invito a refundar la patria, porque veo la oportunidad en esta generación de hacer historia. Una generación que no se moviliza por la rebeldía, ni por ser protagonistas de la fama, si no que una generación que la movilicen insatisfacciones cariñosas, con la ternura que significa pertenecer a esta patria.
Acá aparece un co-desafio sobre la manera de construir solidaridad patriótica, por un lado una generación antigua que nos enseñe la fortaleza emocional y que heredemos cierta tradición valiosa de ellos, y por otro lado una generación joven entregada y dispuesta a responsabilizarse con aquello que heredamos, y construir país desde la innovación con un compromiso incondicional con nuestras insatisfacciones. Pero para ello debemos cacharnos que la confianza es central, porque pone como socios a ambas generaciones, y nos permite a los jóvenes mirar a los adultos como mentores, y permite que los adultos nos miren a los jóvenes como proyectos responsables. De lo contrario seguirán habiendo muchos jóvenes no inscritos, porque el problema de la inscripción no es un problema estadístico sino que es un problema generacional.

YO LE DEVOLVERE LA CONFIANZA A ESTE GRAN PROBLEMA GENERACIONAL, GENERANDO RECONCILIACION PATRIOTICA Y SOLIDARIA.

CONTINUARA... HAY MAS DESAFIOS QUE INVENTAR...

Claudia Ramos R.
_______________
Líder Atina Chile.
]]>
Anonymous trinidad fuentealba]]> quizás del saco, algunos se salven, pero no todos, y la reforma política chilena, son palabras al viento, puesto que los que gobiernan el país son siempre los mismos y la oportunidad que le queda a los jóvenes, son disfuncionales, o acaso vemos intendentes jóvenes con nuevas visiones, o diputados de la misma categoría, anteriormente mencionada?. Espero que todo lo que hallas dicho sea algo real y no una simple utopía.]]>
.: “FALTA DE INSCRIPCION ELECTORAL: DESCONFIANZA ENTRE GENERACIONES”

martes, abril 12, 2005

“FALTA DE INSCRIPCION ELECTORAL: DESCONFIANZA ENTRE GENERACIONES”


He escuchado a muchos sociólogos, asesores, analistas, en definitiva técnicos de la política, hablar de la no-participación de los jóvenes, y explicarla a través de tablas y datos estadísticos, sin embargo creo que ellos no entienden el fenómeno. No me quiero referir a los grandes problemas estadísticos, sino a los grandes problemas de desconfianza, desidia y liderazgo político.

"No confundir cantidad de datos con candidato"

Lo primero que tenemos que reentender es cual es el rol del candidato, porque los jóvenes deberían votar por ellos. Los candidatos deben ser lideres provocadores que encarnen un proyecto país, que hagan sentir a la gente orgullosa y ser parte de ese proyecto, que los jóvenes sientan que ese proyecto los sobrepasa y los desafía a tomar responsabilidad.

La no-inscripción no solo habla de los jóvenes, sino también de la gran carencia de liderazgos seductores, que no solo nos representen en nuestros anhelos, sino que nos inventen nuevos anhelos y oportunidades.
Que nos guíen y eduquen con un sentido común propositivo y esperanzador frente a la urgencia de conectarnos como chilenos con las conversaciones del mundo.


Entonces, los jóvenes tenemos la responsabilidad de REFUNDAR CHILE, replantearnos nuestro sentido mas profundo de la Patria, en definitiva rediseñar nuestro sentido común.
Yo los invito a refundar la patria, porque veo la oportunidad en esta generación de hacer historia. Una generación que no se moviliza por la rebeldía, ni por ser protagonistas de la fama, si no que una generación que la movilicen insatisfacciones cariñosas, con la ternura que significa pertenecer a esta patria.
Acá aparece un co-desafio sobre la manera de construir solidaridad patriótica, por un lado una generación antigua que nos enseñe la fortaleza emocional y que heredemos cierta tradición valiosa de ellos, y por otro lado una generación joven entregada y dispuesta a responsabilizarse con aquello que heredamos, y construir país desde la innovación con un compromiso incondicional con nuestras insatisfacciones. Pero para ello debemos cacharnos que la confianza es central, porque pone como socios a ambas generaciones, y nos permite a los jóvenes mirar a los adultos como mentores, y permite que los adultos nos miren a los jóvenes como proyectos responsables. De lo contrario seguirán habiendo muchos jóvenes no inscritos, porque el problema de la inscripción no es un problema estadístico sino que es un problema generacional.

YO LE DEVOLVERE LA CONFIANZA A ESTE GRAN PROBLEMA GENERACIONAL, GENERANDO RECONCILIACION PATRIOTICA Y SOLIDARIA.

CONTINUARA... HAY MAS DESAFIOS QUE INVENTAR...

Claudia Ramos R.
_______________
Líder Atina Chile.

1 Comments:

Anonymous trinidad fuentealba said...

Pero como pretendes llamar mentores, a una manga de ineptos e ineficientes en la politica actual.
quizás del saco, algunos se salven, pero no todos, y la reforma política chilena, son palabras al viento, puesto que los que gobiernan el país son siempre los mismos y la oportunidad que le queda a los jóvenes, son disfuncionales, o acaso vemos intendentes jóvenes con nuevas visiones, o diputados de la misma categoría, anteriormente mencionada?. Espero que todo lo que hallas dicho sea algo real y no una simple utopía.

10/04/2005 3:58 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home